Apertura Camarín

Se cumplen 80 años del hallazgo de la primitiva imagen de la Virgen de los Llanos

«En la Ciudad de Albacete, a doce de agosto de 1939. Año de la Victoria. Yo don Narciso García-Mochales Smitch, Abogado y Notario del Ilustre Colegio de Albacete, con residencia en esta capital, previo requerimiento, me constituyo en el local donde tiene establecido su estudio de escultura y artista de esta población don Ramiro Undaveytia Lorenzana, en la calle de Tesifonte Gallego, número 22 y ante mí comparecen: el Señor Arcipreste del Distrito Eclesiástico de Albacete don Francisco Gálvez Gómez; don Francisco Javier Leandro Sánchez-Ocaña, Cura Párroco de la Iglesia de S. Juan Bautista y Presidente de la Real Asociación de la Virgen de Los Llanos, Patrona de Albacete; don Joaquín Sánchez Jiménez, Licenciado en Ciencias Históricas, Archivero Bibliotecario y Arqueólogo titulado y Secretario de la misma Real Asociación; doña Isabel Navarro Bru, Camarera Mayor de la Santísima Virgen de Los Llanos; don Pedro Sainz de Baranda y Berdugo, Comandante de Infantería; don Ramiro Undaveytia Lorenzana y su esposa doña Purificación Urrea Pérez de Ontiveros y don José Gálvez Gómez, maestro ebanista.»

DeIDUlDW0AA9XOG

Se cumplen 80 años de la publicación del acta notarial sobre el descubrimiento y milagroso hallazgo de la primitiva imagen de la Excelsa Madre de Dios, venerada bajo la advocación de «los Llanos», después de que la imagen estuviera retirada del culto público tras la revolución marxista del 19 de Noviembre de 1936.

Pero este descubrimiento no se realizo el 12 de agosto de 1939 sino el 10 de agosto de ese mismo año; siendo el 12 de agosto día en que se firmara el acta notarial relatando todos los hechos acaecidos.

Según cita el acta notarial: « el día 10 del corriente y hora de las veinte y veinte minutos, rezadas unas preces a la Santísima Virgen, se procedió por el maestro ebanista don José Gálvez Gómez y el escultor don Ramiro Undaveytia Lorenzana a la apertura de una concavidad que suponían existente en el busto de madera de la Imagen descabezada de la Santísima Virgen de Los Llanos, que fue maltratada y profanada por las hordas rojas, destruyendo su cabeza, una mano y parte de la otra, el día diez y nueve de noviembre de mil novecientos treinta y seis, en la Iglesia de la Purísima Concepción de esta Capital, donde había sido trasladada después del incendio de la Iglesia Parroquial de San Juan.(…) Y con gran sorpresa y admiración de todos los señores expresados, que estaban presentes, al abrir la concavidad, violentando la tabla que la cubría, aparecieron la cabeza de una imagen de unos siete centímetros, tallada y moldeada con encarnación bien conservada, al parecer de una Virgen y otra cabeza más pequeña, posiblemente del Niño Jesús, de factura idéntica, aunque algo más toscamente modelada y un trozo de lienzo inmovilizado como cuña, las cabezas y unos fragmentos de madera y yeso y en la tabla levantada, al dorso, fuertemente adherido, un papel con la siguiente inscripción: ‘Esta es la cabeza de la Virgen de Los Llanos que fue el principio de la devoción de esta casa suya y por ser de materia tan flaca se hizo este cuerpo y esta cabeza de madera. Año de mil seiscientos treinta y uno.’ Al pie hay un signo. La escritura tiene todas las características de la época de su redacción.»

Inscripción

«Ante el descubrimiento, de las cabezas y escrito indicados, todos los señores presentes se arrodillaron piadosamente, tributando su veneración a dichos sagrados restos que confirman la tradición popular antiquísima de que en el cuerpo de la escultura de la Santísima Virgen de Los Llanos existían los restos de la primitiva imagen, tradición que se conservaba borrosamente entre algunas familias de la localidad. Los señores comparecientes estimaron necesario requerir a las Autoridades y a mí, el Notario, para consignar estos hechos y para que presenciáramos el hallazgo tal y como queda referido.»

Apertura Camarín

Por aquel entonces, la noticia del descubrimiento de la primitiva imagen de la Virgen de los Llanos y el niño, tal y como relata D. Joaquín Sánchez Jiménez en su libro «la primitiva imagen de la Virgen de los Llanos» marcó a la sociedad albaceteña en especial a aquellas familias que pensaban que la imagen original encontrada por el labrador existía detrás de la imagen de la Virgen expuesta al culto, y efectivamente esas hipótesis el 10 de Agosto de 1939 fueron resueltas.

En la actualidad dichas reliquias se pueden visitar y contemplar (en el dorso de la imagen actual de la Patrona, lugar original donde se encontraron) únicamente un día al año, el 27 de Mayo, día de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen.

13615360_1257845744234072_1810594104147678728_n

El Origen de la Imagen

Tras muchos años de investigación sobre el origen de la imagen de la Virgen de los Llanos, hoy en día contamos con dos versiones:

La 1ª versión escrita por el canónigo Villalva y Córcoles en su Pensil del Ave Maria, manuscrito de 1730.

De ésta versión se hizo una copia manuscrita en 1880 y se guarda en el Archivo Municipal de Murcia. Y dice lo siguiente:

«A los Padres descalzos del Serafico Padre S. Francisco se les deve el cuidado de haver quedado en su archivo, la venida de esta soberana imagen; pues se conoce por el papel de tiempos antiquisimos, por no estar nada curioso ni limado, dice, pues, de esta suerte:

Habiendo discurrido el Sr. Santiago el mayor ó el Cebedeo por toda la Peninsula de España (como es cierto segun las historias), apostó desde las Andalucias á este territorio de los llanos de Albacete para descansar de sus fatigas, y trabajos que le hicieron padecer los paganos, donde trajo la efigie de su Sra.: Halló en este sitio una ruinas rematadas, y tan mezquinas, que apenas pudo en ellas estarse algunos días, donde ocultó bajo de un cóncabo con una losa encima esta milagrosa imagen de Maria Santisima de los Llanos; y desde aquí se volvio a Roma, y contó a San Pedro el caso de haver ocultado la efigie de Maria Santisima, como tambien la ceguedad en los vicios en que estava toda España, que parecia una Sodoma y que su predicación havia hecho muy poco fruto. Con esta propuesta determinó el Señor S. Pedro enviar á España para conseguir el plantar la fe de Cristo nuestro Redentor, siete Obispos consagrados que fueron, S. Cecilio, S. Segundo, S. Eufrasio, S. Terison, S. Torcuato, S. Isio, y S. Indalecio, y estos aportaron al Puerto de Almaria de donde se repartieron para correr toda España y despues de haver discurrido por toda ella, es cierto que por decretos mas que humanos apostaron a estos llanos de Albacete.

Viniendo dejaron escondida una Imagen del Sr. S. Pedro distante de esta otra que estava escondida poco más ó menos de cien pasos desde cuya situacion, estos siete Obispos, dispusieron su viage segunda vez a varios reinos de España á predicar el Evangelio, quedando toda España hecha un relicario. En este tiempo que España era de Cristianos, uno de los catolicos (buscando oro) halló este tesoro de la imagen de Maria Santisima en el cóncavo donde dejo referido; y este admirado del caso portentoso, se fué á Villa de Albacete y dio la noticia, y con esta, acudieron todos los vecinos á ver este prodigio y decretaron (como de hecho lo hicieron) en fabricarle una hermita, y después por desgracia de los tiempos, haviendose perdido casi toda España y esta Villa ganada por Cete, que hantes era Alba de entonces se llamo Albacete. Cuidadosos los cristianos de la guarda de esta soberana imagen la escondieron en las ruinas del cóncavo que primero estuvo oculta, y de alli a muchos años cuando nuestra España fue restaurada fue hallada por otro labrador, en el mismo punto y con las noticias que se conservaron le fabricaron a esta Sra. otra suntuosa hermita en el mismo punto donde se venera hasta que los Religiosos descalzos de S. Francisco entraron a formar fundacion. Estos la colocaron en su Capilla mayor en un Camarin de lo mas pulido que pueda dar el arte con muy soberanas alhajas que sus devotos le han ofrecido. Hasta aquí el dicho Archivo”. 

La 2ª versión, el relato que recogió Sánchez Torres del Libro de los milagros de la Virgen de los Llanos e incluyó en su trabajo de 1934. Este autor menciona otra tradición de origen que completa lo expuesto por el Pensil: el labrador

Los relatos de origen de las imágenes patronales marianas de la provincia de Albacete pueden ser de tres clases; el de la Virgen de los Llanos hay que incluirlo en el de imágenes con procedencia mítica a las que no se atribuyen autor, pero de las que se citan circunstancias concretas, más o menos intrincadas, sobre su origen.

Según la versión 1 de su leyenda, Santiago trajo la imagen de la Virgen de los Llanos cuando vino a España a predicar; como no tenía fruto su predicación decidió volver a Roma, pero antes de partir dejó escondida la escultura en un cóncavo (hueco) de Los Llanos de Albacete. Le contó a San Pedro su escaso éxito evangelizador y el lugar donde había escondido la Virgen y éste envió a España siete obispos para que terminaran la tarea iniciada por el apóstol; los santos varones tras recorrer todo el país arribaron a Albacete y casi al lado de donde estaba enterrada la Virgen de los Llanos enterraron una imagen de San Pedro; tras hacerlo volvieron a ponerse de viaje y continuaron su misión.

Por tanto, el texto sitúa el origen de la imagen de la Virgen de los Llanos en los primeros tiempos del cristianismo y en relación directa con algunos apóstoles, sin tener en cuenta que la primitiva imagen de esta Virgen es gótica y de hechura fechable en el siglo XV. El relato también establece la proximidad de los lugares de ocultamiento de las esculturas de la Virgen de los Llanos y de San Pedro (de Matilla) y, por tanto, explica la razón de la contigüidad de sus respectivas ermitas, encubriendo con las acciones de Santiago y de los santos varones que estos enclaves seguramente fueron generados por la disputa liminal y del territorio y por el enfrentamiento jurisdiccional y económico entre Chinchilla y Albacete, hechos que históricamente produjeron numerosas tensiones entre ambas comunidades.

A la vista de la cronología que se deduce del texto, la imagen tenía que ser del primer paleocristiano o visigoda y, sin duda, no lo es.

José Sánchez Ferrer, historiador albaceteño

Virgen de los Llanos - años 50/60

La imagen de la Virgen de los Llanos y su iconografía

De la Virgen de los Llanos conservamos numerosas representaciones, tanto de estampas como imágenes, que constituyen una muestra del auge que adquiere su culto por parte de los devotos de Albacete.

Una de las imágenes menos conocidas de la Virgen de los Llanos es esta que se venera en la iglesia de San Pedro de la Matilla, en una capilla cuya reja procedente del convento fue realizada en 1685, siendo guardián del convento fray Mateo Blázquez. Esta imagen, de principios del siglo XIX, es de madera tallada y policromada.

IMG. Virgen de los Llanos. San Pedro de la Matilla.

En el Museo de Albacete, colección Sánchez Jiménez, se conservan varias estampas de la Virgen de los Llanos. La más antigua es de 1690 y lleva la leyenda siguiente: “Verdadero Retrato de la milagrosa imagen de Nuestra Señora de los Llanos Patrona de Albacete. Año 1690. A devoción de la Excelentísima Señora Duquesa de Terranoba y Marquesa del Balle”.

IMG. Grabado de la Virgen de los Llanos. Museo de Albacete.

Varias de estas estampas nos recuerdan la presencia franciscana en Los Llanos como guardianes del culto a la Virgen durante ciento treinta y seis años. En este que mostramos del siglo XVII sobre la cabeza de la Virgen se sitúan las cinco llagas sangrantes. Al pie lleva la leyenda siguiente: “Verdadero retrato de la milagrosa Imagen de Nª Sª de los Llanos CORONACIÓN 16 situada una legua de la Villa de Albacete Reyno de Murcia. Convento de Franciscanos Descalzos”.

IMG. Grabado de la Virgen de los Llanos. Museo de Albacete.

Precisamente, procedente del convento franciscano, clausurado en abril de 1836, se conserva en la parroquia de San Francisco una pequeña imagen conocida como “limosnera”, ya que la misma fue la que utilizaban los frailes para pedir limosnas por los pueblos y aldeas cercanos.

IMG. Virgen de los Llanos. Parroquia de San Francisco de Albacete.

Una de las estampas más difundida de la Virgen de los Llanos, de la que existen numerosas copias, representa a la Virgen con el manto regalado por Isabel II y la corona donada por la condesa de Villaleal. La estampa coloreada dice al pie: NUESTRA SEÑORA DE LOS LLANOS PATRONA DE LA CIUDAD DE ALBACETE. Asimismo se indica que la dibujó José García y que fue litografiada por Vicente Aznar en 1878 en la ciudad de Valencia, en el taller de N. Sanchís.

IMG. Litografía Virgen de los Llanos. Propiedad particular.

La piedra litográfica fue adquirida por el impresor Collado, de Albacete, y de esta se hicieron numerosas copias para los hogares de los devotos albacetenses. También sirvió de modelo para otros lugares, como este cuadro de la Virgen obra de un pintor, posiblemente local, y que se encuentra actualmente en el santuario de Nuestra Señora de la Encarnación de Tobarra. Como podemos comprobar, sigue el modelo expuesto anteriormente en las figuras de la Virgen y el Niño, aunque en este caso lleva manto blanco y el autor ha prescindido del resto de los motivos que rodean a la Virgen. Asimismo, también son sustanciales las diferencias existentes en la representación de los rostros de la Virgen y el Niño, más logrados en la litografía.

IMG. Virgen de los Llanos. Santuario de Nuestra Señora de la Encarnación de Tobarra.

Pensamos que se trata, a falta de un detenido examen, de una copia al óleo de finales del siglo XIX, posiblemente realizada por un pintor cuyo nombre creemos que aparece borroso en la parte inferior izquierda, en la que también hay una la leyenda: “Regalo hecho por la Comisión de Festejos de septiembre de 19..”. Por lo que respecta a otras representaciones de la patrona de Albacete, la más conocida es la que se venera en su capilla de la Catedral de Albacete. De todos es sabido que la Virgen, al ser clausurado el convento de Los Llanos, fue llevada a la parroquia de San Juan siendo colocada en una hornacina del altar mayor, tal como vemos en las diferentes fotografías que del mismo se conservan.

Apertura Camarín

Primitivas reliquias

En 1939 tuvo lugar el descubrimiento del ‘secreto’ que ocultaba la imagen de la Virgen de Los Llanos, de una forma tan prodigiosa que se hizo constar en la siguiente acta notarial literalmente reproducida por su interés histórico a continuación:

Durante la guerra civil la imagen de la Virgen fue traslada a la parroquia de la Purísima hasta el mes de Noviembre, donde tras un gravísimo incendio en el interior del templo la imagen de la Patrona de Albacete fue mutilada perdiendo la cabeza y una de sus manos.

La imagen fue recogida por Joaquín Sánchez Jiménez y conservada en la Diputación Provincial hasta el final de la guerra civil. Finalizada la guerra en 1939, los restos fueron enviados al taller de don Ramiro Undaveytia, quien al proceder a su restauración el 12 de Agosto de 1939 halló en la espalda del torso un hueco con las cabezas originales de la primitiva imagen de la Sagrada Imagen.

El papel que se encontró en su interior lleva la siguiente leyenda: “esta. es. la cabeza de la Virgen. de los Llanos. que fue el principio de. La devoción de esta casa. suya. Y por ser de materia tan/flaca. se hiço este cuerpo y cabeça de madera. Año de /1631”.

Fue tal el suceso acaecido aquel día, que se hizo constar literalmente en la siguiente acta notarial:

«En la Ciudad de Albacete, a doce de agosto de 1939. Año de la Victoria. Yo don Narciso García-Mochales Smitch, Abogado y Notario del Ilustre Colegio de Albacete, con residencia en esta capital, previo requerimiento, me constituyo en el local donde tiene establecido su estudio de escultura y artista de esta población don Ramiro Undaveytia Lorenzana, en la calle de Tesifonte Gallego, número 22 y ante mí comparecen: el Señor Arcipreste del Distrito Eclesiástico de Albacete don Francisco Gálvez Gómez; don Francisco Javier Leandro Sánchez-Ocaña, Cura Párroco de la Iglesia de San Juan Bautista y Presidente de la Real Asociación de la Virgen de Los Llanos, Patrona de Albacete; don Joaquín Sánchez Jiménez, Licenciado en Ciencias Históricas, Archivero Bibliotecario y Arqueólogo titulado y Secretario de la misma Real Asociación; doña Isabel Navarro Bru, Camarera Mayor de la Santísima Virgen de Los Llanos; don Pedro Sainz de Baranda y Berdugo, Comandante de Infantería; don Ramiro Undaveytia Lorenzana y su esposa doña Purificación Urrea Pérez de Ontiveros y don José Gálvez Gómez, maestro ebanista.«

«Dichos señores, a quienes doy fe que conozco, me requieren a mí, el Notario, para consignar, mediante su testimonio, los siguientes hechos: Que el día 10 del corriente y hora de las veinte y veinte minutos, rezadas unas preces a la Santísima Virgen, se procedió por el maestro ebanista don José Gálvez Gómez y el escultor don Ramiro Undaveytia Lorenzana a la apertura de una concavidad que suponían existente en el busto de madera de la Imagen descabezada de la Santísima Virgen de Los Llanos, que fue maltratada y profanada por las hordas rojas, destruyendo su cabeza, una mano y parte de la otra, el día diez y nueve de noviembre de mil novecientos treinta y seis, en la Iglesia de la Purísima Concepción de esta Capital, donde había sido trasladada después del incendio de la Iglesia Parroquial de San Juan, de donde se salvó milagrosamente el día diez y siete de marzo del mismo año, y que se conservaba oculta bajo la custodia de don Joaquín Sánchez Jiménez, antes citado, conservador del Museo de la Comisión de Monumentos de Albacete. Y con gran sorpresa y admiración de todos los señores expresados, que estaban presentes, al abrir la concavidad, violentando la tabla que la cubría, aparecieron la cabeza de una imagen de unos siete centímetros, tallada y moldeada con encarnación bien conservada, al parecer de una Virgen y otra cabeza más pequeña, posiblemente del Niño Jesús, de factura idéntica, aunque algo más toscamente modelada y un trozo de lienzo inmovilizado como cuña, las cabezas y unos fragmentos de madera y yeso y en la tabla levantada, al dorso, fuertemente adherido, un papel con la siguiente inscripción: ‘Esta es la cabeza de la Virgen de Los Llanos que fue el principio de la devoción de esta casa suya y por ser de materia tan flaca se hizo este cuerpo y esta cabeza de madera. Año de mil seiscientos treinta y uno.’ Al pie hay un signo. La escritura tiene todas las características de la época de su redacción.»

«Ante el descubrimiento, de las cabezas y escrito indicados, todos los señores presentes se arrodillaron piadosamente, tributando su veneración a dichos sagrados restos que confirman la tradición popular antiquísima de que en el cuerpo de la escultura de la Santísima Virgen de Los Llanos existían los restos de la primitiva imagen, tradición que se conservaba borrosamente entre algunas familias de la localidad. Los señores comparecientes estimaron necesario requerir a las Autoridades y a mí, el Notario, para consignar estos hechos y para que presenciáramos el hallazgo tal y como queda referido.«

«A los pocos momentos, todas las Autoridades, entre ellas el Excelentísimo Gobernador Civil de esta Provincia, don Antonio Parellada García, el Alcalde-Presidente de este Ayuntamiento, don Paulino Cuervas-Mons y Díaz de Quijano y el Jefe Provincial de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S., don Fulgencio Lozano Navarro, y numerosas personas de esta localidad presenciaron y admiraron el feliz hallazgo de la gloriosa reliquia de la antiquísima imagen de la Virgen de Los Llanos, Patrona de Albacete, hallada por un labrador en fecha imprecisa.«

«Todos los señores comparecientes se ratificaban en las manifestaciones que quedan hechas en la presenta acta. Leído por mí, el Notario, íntegramente a los señores concurrentes, la aprueban y firman. De todo lo cual y de estar extendida en dos pliegues de papel común, debidamente reintegrados, yo el Notario doy fe. Lic. Francisco Gálvez. – Francisco J. Leandro. – Pedro S. de Baranda.- Joaquín Sánchez.- José Gálvez.- Ramiro Undaveytia.- Purificación de Urrea.- Isabel Navarro.- Signado: Ldo. Narciso Gª. Mochales.- Rubricados.- Doy fe que es copia de su matriz con la que concuerda y en donde queda anotada.«

Restaurada la imagen en 1939, la Virgen fue depositada de nuevo en la Parroquia de San Juan en una preciosa capilla, en el lado del evangelio, en un bello retablo renacentista del siglo XVI adornado con tablas del Maestro de Albacete y rematado dos bellos ángeles que con cariño y delicadeza sostienen el escudo de la Ciudad de Albacete.