Mantos

Pese a los distintos robos e incendios documentados que ha sufrido el ajuar de la Patrona de Albacete, éste sigue siendo un auténtico tesoro. Lo más conocido y popular del ajuar de la Virgen de los Llanos son sus trajes y mantos, que rozan la veintena y que se pueden dividir en trajes para el uso de capilla y para la novena de Mayo, y para la Procesión de Mayo. Serán estos últimos los que se expondrán aquí, debido a su importancia histórica y artística.

 

El traje más antiguo que se conserva es el que le regaló la Reina Isabel II en el siglo XIX, con motivo de su visita oficial a Albacete. Fue realizado en los talleres reales y es de terciopelo azul bordado en oro, con motivos que representan una serie de letanías enmarcadas en octógonos, enlazados por roleos y otros ricos motivos vegetales.

 

En 1948 la Virgen de los Llanos recibió uno de sus trajes más ricos, el más original hasta el momento. Fue un regalo de Doña Purificación Urrea, quien lo encargó a las Carmelitas de la Ciudad. El terno es de terciopelo color verde y su decoración de estilo vegetal y ecléctico, formada a base de flores bordadas en oro. Fue estrenado por la Patrona en los actos previos y posteriores a la Coronación, y actualmente se utiliza para uso de Capilla y de Novena, aunque excepcionalmente se utilizó en el año 2017 para la Procesión de Mayo de la Virgen de los Llanos.

 

Pero es, el “Manto de la Coronación” el que más valor tiene hasta nuestros días, un valor incalculable no por el numero de bordados en oro y en seda y los diamantes y piedras que tiene incrustados, que también, sino por ser esta joya un manto donado por su pueblo, por sus devotos. Este manto se hizo expresamente para la Virgen de los Llanos para su Coronación el Comisario de la Seda le regaló un traje de raso morado, bordado con sedas y oro, representando las distintas fases de vida del gusano de la seda.

 

Coronas y joyas

En cuanto a las coronas, en la actualidad tiene tres juegos de coronas (coronas de la Virgen y el Niño y rostrillo de la Virgen).

La más antigua del 1860 donada por la Marquesa de VillaLeal, corona plata bañada en oro y rematada a lo largo del tiempo con rubíes y esmeraldas.

Corona Marquesa VillaLeal

Otra Corona imperial plateada, menos utilizada, rematada con piedras preciosas.

Corona Plateada

Y por último la “Gran Corona” la corona de todos, la corona de su Pueblo, la corona de Albacete, la Corona de la Coronación, de valor material y sentimental incalculables, realizada en Madrid, hecha de oro y diamantes y con miles de piedras preciosas donadas por su gente, por sus devotos. Destaca además de por ser la Corona de la Coronación por tener 4 partes (aureola, corona y rostrillo de la Virgen y corona del Niño) en vez de tres como las habituales de la Virgen de los Llanos.

Corona Coronación

Además, la Virgen de los Llanos tiene otras joyas como una media luna de plata del siglo XX repleta de piedras preciosas también donadas por el Pueblo de Albacete, o una media luna de plata del siglo XVII, así como numerosos broches, insignias y rosarios, donados por instituciones y gente de a pie.